Hoy día, el tratamiento de la hemofilia es muy efectivo. Se inyecta el factor de coagulación faltante al torrente sanguíneo utilizando una aguja. El sangrado se detiene cuando una cantidad suficiente de factor de coagulación llega al sitio que está sangrando.

¡Trate rápidamente el sangrado! El tratamiento precoz le ayudará a disminuir el dolor y el daño a las articulaciones, músculos y órganos. Si el sangrado es tratado prontamente, se necesitará una menor cantidad de factor coagulante para detener la hemorragia.

¡Ante la duda, debe tratarse! Si usted piensa que tiene una hemorragia, solicite tratamiento aún si usted no está seguro. NUNCA espere a que la articulación se vuelva caliente, se hinche y sea dolorosa. No se preocupe si “malgasta “algunos tratamientos.

Aún no existe una cura, pero con el tratamiento las personas con hemofilia pueden llevar vidas normales y sanas. Sin el tratamiento, las personas con hemofilia severa pueden tener dificultad para asistir a la escuela al trabajo con regularidad. Pueden desarrollar discapacidades físicas y tener dificultad para caminar o para realizar actividades sencillas – o morirse jóvenes.

Fuente: Federación Mundial de Hemofilia / Actualizado 2012 – 2016